🧐 ¿Qué es resiliencia? Tipos de resiliencia y estrategias | Crehana
Tipos de resiliencia, transforma tu mente y reduce el estrés

Tipos de resiliencia, transforma tu mente y reduce el estrés

Última actualización 24 de Abril del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Arturo Chavero

Hay una serie de características cuando hablamos de una mentalidad positiva sana, una de estas características es la resiliencia. 

La resiliencia es el proceso de poderse adaptar, recuperar y superar las adversidades que causan estrés. Este estrés puede provenir de diferentes áreas de la vida como problemas familiares, financieros o en el trabajo por mencionar algunas. 

Trabajar en tu capacidad de resiliencia puede ayudarte a sobrellevar retos, adaptarse y recuperarse rápido después de un cambio en tu vida, un desafío o, incluso, después de fracasar en algo. 

Es importante mencionar que la resiliencia no se trata de ser duro y bloquear las sensaciones de dolor o tristeza. La resiliencia, generalmente, está ligada con estrés y tensión emocional. 

Lo mejor de la resiliencia es que incentiva el aprendizaje de las experiencias y permite desarrollar nuevos pensamientos y comportamientos para recuperarse de eventos estresantes en la vida. 

Hoy hablaremos sobre qué es la resiliencia, los tres tipos de resiliencia y diferentes estrategias para desarrollarla. 

 tipos de resiliencia

Fuente: Pexels

¿Qué es la resiliencia?

La definición de resiliencia, según la American Psychological Association (APA), se define como: 

El proceso de adaptación frente a traumas, tragedias, amenazas u otras fuentes significativas de estrés. (Southwick, 2014)

La realidad es que el concepto de resiliencia es complejo. Por ejemplo, una persona puede demostrar una gran resiliencia en el ámbito laboral, pero muy poca en sus relaciones personales. Con esto queremos decir que la capacidad de resiliencia es relativa, y dependerá de la persona y la situación a la que se estén enfrentando. 

Lo bueno es que la resiliencia es una habilidad que puede cambiar con el tiempo y se puede trabajar para ayudarte a enfrentar cualquier dificultad que puedas encontrar en tu vida. 

La vida no siempre será fácil, la resiliencia es una habilidad que te ayudará a manejar el estrés de una manera positiva. Esto no significa que el estrés será una sensación positiva, pero si debe existir un equilibrio de experiencias tanto positivas como negativas para poder apreciar lo que se tiene. Sin oscuridad no se aprecia la luz. 

El desarrollo de resiliencia es un proceso muy personal, no siempre será fácil, pero tampoco siempre tiene que ser difícil. Aprender a adaptarse al cambio y la adversidad te ayudarán a construir una nueva mentalidad y desarrollar más resiliencia en experiencias futuras. Por ejemplo, ¿cómo enfrentarse al fracaso?

Lo que le funciona a una persona, no necesariamente le funcionará a otra. Sin embargo, existen ciertos rasgos y cualidades que una persona con resiliencia va a demostrar.

 

 tipos de resiliencia

Fuente: Pexels

Las 25 características de una persona resiliente 

Las características de resiliencia, según la escala de Conner-Davidson son: 

  1. Tienen la capacidad de adaptarse al cambio. 
  2. Mantienen relaciones estrechas y duraderas. 
  3. Son conscientes que a veces el destino puede ayudar. 
  4. Pueden enfrentarse a lo que venga. 
  5. Sienten confianza en sus éxitos pasados. 
  6. Tienen un sentido humorístico de ver las cosas. 
  7. Fortalecen su personalidad cuando están en situaciones de estrés.
  8. Se recuperan rápido ante la dificultad.
  9. Saben que las cosas suceden por alguna razón. 
  10. Dan su mejor esfuerzo pase lo que pase. 
  11. Confían en que pueden lograr sus objetivos. 
  12. No se rinden cuando las cosas se ven difíciles. 
  13. Saben donde pueden buscar ayuda. 
  14. Piensan con claridad bajo presión. 
  15. Toman la iniciativa para resolver un problema. 
  16.  No se desaniman ante el fracaso. 
  17. Piensan en sí mismos como una persona fuerte. 
  18. Toman decisiones difíciles. 
  19. Logran manejar sus emociones, incluyendo los sentimientos negativos. 
  20. Actúan, muchas veces, bajo la intuición. 
  21. Tienen un fuerte sentido de propósito. 
  22. Sienten cierto control en su vida. 
  23. Les gustan los desafíos y nuevos retos. 
  24. Trabajan para lograr sus objetivos. 
  25. Les enorgullece sus logros. 

¿Te sentiste identificado con alguna de estas características? Como mencionamos, la resiliencia es una habilidad relativa. Puede que en el trabajo seas una persona con una resiliencia excelente, pero tus relaciones sociales sean muy diferentes. Sin embargo, a pesar de ser una habilidad relativa, varias personas han intentado clasificar la resiliencia. Continua leyendo para conocer los tipos de resiliencia. 

 tipos de resiliencia

Fuente: Pexels

Los 3 Tipos de resiliencia 

Hay tres tipos básicos de resiliencia según Genie Jospeh, creador del programa Act Resilient y Profesor de la Universidad de Chaminade. 

1. Resiliencia Natural

La resiliencia natural se refiere a la resiliencia con la que uno nace. Es la fuerza vital y parte de la naturaleza humana. 

La residencia natural se aprecia en las experiencias como jugar, aprender y explorar. Esta resiliencia se identifica en las personas cuando dan lo mejor que pueden, incluso, cuando fracasan. 

2. Resiliencia Adaptativa 

Este segundo tipo de resiliencia, ocurre cuando las circunstancias requieren aprendizaje, cambio o adaptación. Los golpes de la vida pueden ayudar a construir una resiliencia adaptativa, como resultado la persona con una resiliencia adaptativa cultivará una mentalidad de crecimiento

3. Resiliencia Aprendida

El tercer tipo de resiliencia se refiere al aprendizaje de técnicas para construir resiliencia. Por ejemplo, no todas las personas manejan bien el estrés pero los ejercicios de respiración les pueden ayudar a relajarse y actuar con claridad en situaciones adversas.

Todas las personas cuentan con los tres tipos de resiliencia a cierto grado, pero las personas con una resiliencia baja pueden sentirse cansadas, deprimidas, desconectadas, o estresadas. La buena noticia es que la resiliencia se puede desarrollar. 

 

 tipos de resiliencia

Fuente: Pexels

5 Estrategias para desarrollar resiliencia 

Es importante el autoconocimiento del nivel de resiliencia que tiene uno. Tal vez te preguntes ¿cómo puedo cultivar y desarrollar mi resiliencia? Parte de la resiliencia es aprovechar las emociones positivas especialmente en momentos estresantes. 

1. Haz ejercicio 

El ejercicio brinda una gran oportunidad para reunir el estrés. Hacer cualquier tipo de ejercicio como caminar o hacer yoga, te ayudará a lidiar mejor con el cansancio y la fatiga, resultando en una mayor capacidad de resiliencia. 

2. Date tiempo para estar solo 

La soledad es el momento perfecto para crear una conversación positiva contigo mismo. Recordarte que puedes lograr tus objetivos. Actividades como la meditación o escribir un diario pueden ayudarte a reflexionar y desintoxicarte de cualquier pensamiento estresante. 

3. Sal y busca nuevas experiencias 

Si quieres desarrollar tu capacidad de resiliencia, tienes que exponerte a nuevas experiencias, donde te retes y puedas aprender cosas nuevas. Únete a un grupo de pintura, empieza tu propio negocio o aprende a cantar. No importa la actividad o experiencia que elijas, solo asegúrate que sea un reto y te guste.

4. Aprende del Fracaso

Ligado a intentar cosas nuevas, no siempre se tendrá éxito. Pero el fracaso no es en vano si puedes aprender de él. La resiliencia no solo se trata de enfrentarse a la adversidad, si no también se trata de cuando te caigas, te puedas levantar más fuerte. 

5. Despierta tu curiosidad y humor

Desarrollar la resiliencia puede ser tan simple como empezar a hacerte preguntas, explorar tu entorno y ver el sentido humorístico de la vida. Como decíamos, no todo es oscuridad, como no todo es luz. Encuentra el equilibrio y mantente en una mentalidad positiva y curiosa por la vida. 

 tipos de resiliencia

Fuente: Pexels

Últimas palabras sobre la resiliencia 

Así como veíamos que la resiliencia es relativa, también existen muchas maneras de desarrollarla. A veces las cosas más simples son las que pueden ayudarte a pensar con una mentalidad de crecimiento  y cultivar resiliencia. Para esto debes mantenerte abierto y aprender del cambio. 

Te compartimos, 7 acciones simples que puedes empezar a hacer para desarrollar mayor resiliencia:

  1. Apaga las noticias y busca inspiración en otro tipo de contenido. 
  2. No temas expresar tus emociones. 
  3. Desconéctate de los dispositivos electrónicos, y date un tiempo para respirar y reflexionar
  4. Se amable contigo mismo, escribe tus pensamientos y practica la meditación
  5. Escucha música que te inspire y te de energía. 
  6. Procura estar en el momento, mejora tu nivel de atención con cosas de la vida cotidiana. 
  7. Cree en ti, en el momento que creas que puede mejorar y adaptarse al cambio, las cosas tendrán una perspectiva muy diferente. 

Tú pones los límites hasta dónde quieres llegar. Para lograr tus metas y objetivos es un buen hábito darle seguimiento a las actividades de tu vida. Alguna vez te has preguntado ¿cómo puedes mantener tu vida organizada?

Como vimos la resiliencia puede ser aprendida y construida a base de nuevos hábitos. Es por eso que te queremos compartir la plantilla Bullet journal tracker para que empieces a generar nuevos hábitos y le puedas dar seguimiento a las actividades de tu vida que te llevarán a lograr tus metas. 

Descarga gratis nuestra plantilla de Bullet Journal Tracker

Con nuestra plantilla de bullet journal tracker y las estrategias para ser más resiliente tienes todo lo que necesitas para generar un impacto positivo en tu vida. Nos alegra mucho compartir esta información, pero ahora es tu turno de implementar lo que aprendiste hoy. 

¡Nos vemos en la próxima nota! 😉

También podría interesarte