🏅 ¿Cuáles son las diferencias entre líder y jefe? | Crehana
Diferencias entre líder y jefe: aprende a inspirar a tu equipo de trabajo

Diferencias entre líder y jefe: aprende a inspirar a tu equipo de trabajo

Última actualización 10 de Marzo del 2022Tiempo de lectura: 7 min.

Hugo Rodríguez

Desconocer las diferencias entre líder y jefe es un inconveniente en muchas empresas, a las cuales les cuesta asimilar que, muchas veces, la responsabilidad por el fracaso de un proyecto también involucra a quien se encargó de dirigir la propia operación. Hacer la distinción entre jefatura y liderazgo es esencial para formar equipos de trabajo exitosos.

En la actualidad, algunos utilizan los términos ‘líder’ y ‘jefe’ como si fueran sinónimos. Sin embargo, existen varias diferencias fundamentales que distinguen a uno del otro y no tienen que ver con el puesto que ocupan en una empresa.

Hay muchos gerentes que no son líderes y existen líderes que no tienen una posición de alta gerencia. Los jefes malos abundan y, si no quieres convertirte en uno de ellos, comprender estas diferencias entre líder y jefe es de suma importancia para lograr inspirar a tu equipo de trabajo de manera adecuada para así conseguir los resultados que tanto deseas.

El verdadero liderazgo no es algo que se te otorga, pero sí puede desarrollarse. Con la práctica, se pueden adquirir las habilidades de liderazgo necesarias para pasar de simplemente administrar equipos de trabajo a inspirarlos y guiarlos hacia sus metas profesionales y personales.

Si bien, todos los equipos cuentan con un jefe, lo que los colaboradores de una organización realmente requieren es un líder. En este post, te enseñamos las 8 diferencias entre líder y jefe, que te harán entender mejor este tipo de rol en las empresas. ¡Acompáñanos!

banner b2b demo business

1. Nivel de interdependencia

Cuando hablas de un jefe, ¿acaso no sueles referirte a un cargo o posición específica? Pongamos, por ejemplo:

  • El gerente de ventas

  • El jefe departamental

  • El director creativo

Estos puestos representan cierto estatus en la jerarquía de una organización, lo cual conlleva un poder y una serie de responsabilidades. 

Lamentablemente, el hecho de que alguien ocupe un puesto gerencial (en el cual tiene a cargo a un grupo de empleados) no implica que sepa cómo liderarlo. De hecho, un estudio reciente realizado por la agencia Robert Half arrojó que casi la mitad de los encuestados (un 49%) había abandonado un empleo porque tenían un mal jefe.

En este sentido, y sin necesidad de ostentar puestos de privilegio dentro de la compañía, los líderes son aquellos que se caracterizan por:

  • Marcar pautas

  • Poner el ejemplo

  • Hacer sugerencias en lugar de dar órdenes

  • Guíar.

Esta es una de las más acusadas diferencias entre un líder y un jefe. El liderazgo no depende de un cargo o una posición en una empresa, mientras que remover a un jefe de un puesto de dirección/supervisión de empleados sí anula por completo su estatus.

banner business

2. Cantidad de aptitudes y habilidades

Para conocer las diferencias entre líder y jefe, hay que desarrollar las características esenciales de cada uno y, así, determinar sus diferencias. 

Como mencionamos anteriormente, un jefe es la persona que tiene autoridad sobre un equipo y que se encarga de la dirección de actividades y proyectos laborales, principalmente. Algunas de las características generales de un jefe tradicional son las siguientes:

  • Poco desarrollo de empatía

  • Piensa más en gestionar que en liderar

  • Pone al trabajo como prioridad, por encima de la persona

En un contexto tan cambiante como el que vivimos actualmente, es natural que lo que concebimos por líder se haya transformado de manera radical en los últimos años. Más allá de las teorías desarrolladas en torno al tema y de las categorizaciones sobre los diversos tipos de liderazgo empresarial, en realidad cada líder debe encontrar su propia forma de liderar

Si quieres aprender a ser un buen líder, debes desarrollar rasgos y características como son los siguientes:

  • Honestidad

  • Autoconfianza

  • Innovación

  • Resolución de problemas

  • Pensamiento crítico

  • Escucha activa

  • Capacidad para delegar tareas

  • Resiliencia

  • Inteligencia emocional

3. Nivel de empatía

Mientras que un jefe es experto a nivel de la materia —es decir, cuenta con los conocimientos necesarios para desempeñar su papel dentro del rubro específico en el cual ejerce su jefatura—, un verdadero líder debe ser experto, tanto en materia como en emociones.

Esta es la razón por la cual los jefes suelen tener un trato frío y distante con sus equipos, mientras que los líderes llevan a cabo un acompañamiento más cercano, pues son más sensibles y empáticos.

Por lo general, algo que diferencia entre líder y jefe, es que el segundo  se niega a compartir sus conocimientos y pretende que los otros los tengan preconcebidos. Los jefes tradicionales solo buscan organizar la producción de sus tareas y que estas se ejecuten.

¿Qué pasa con los líderes? El liderazgo efectivo aboga por la enseñanza de los conocimientos que desentraña cada tarea. Además, se preocupa en formar personas profesionales que puedan desarrollarse, de forma integral, y hasta que puedan superarse a sí mismas.

Un buen liderazgo impulsa a los colaboradores a que puedan alcanzar todo su potencial. Esta es de las principales diferencias entre líder y jefe.

líder de equipo de trabajo

Fuente: Pexels

4. Nivel de involucramiento

Los líderes no sólo oyen lo que sus colaboradores tienen que decir. Mediante la escucha activa están presentes y, en lugar de fungir sólo como espectadores, se involucran completamente, brindando apoyo y las herramientas necesarias para resolver problemas y alcanzar los objetivos.

En este sentido, un líder ve a los miembros de sus equipos como personas y no únicamente como empleados. Una diferencia clave entre un jefe y un líder, ya que, a menudo, los jefes ni siquiera escuchan: se limitan a repartir tareas y/o a dar órdenes, cosa que cancela los espacios de participación y diálogo.

Existen ciertas actitudes que marcan grandes diferencias entre un líder y un jefe, así que presta atención, por si las observas en tu entorno laboral:

  • Por lo general, el jefe llega puntual al trabajo. Sin embargo, el líder siempre acude primero que el resto.

  • Un jefe espera sentados en su sillón a que sus colaboradores se reúnan con él. Un líder sale a darles la bienvenida a la puerta.

  • El jefe se conforma con que sus empleados tengan un rendimiento aceptable. Por su parte, el líder siempre va a querer que su equipo de trabajo ofrezca el máximo esfuerzo y alcance su potencial.

No es lo mismo cumplir con las obligaciones de dirigir que ser un verdadero guía inspirador y comprometido con tu equipo. Si buscas incentivar a tus colaboradores, y diferenciarte de ser un jefe o un líder, un buen primer paso es reconociendo este tipo de distinciones.

 

5. Formas de comunicar

La comunicación de los jefes suele tomar la forma de órdenes, sin lugar a la réplica o a la retroalimentación, pero una verdadera comunicación es una vía de dos sentidos y los líderes están conscientes de ello. Por esa razón, buscan conectar a niveles más profundos y de formas más significativas

Para los líderes, la comunicación no se trata simplemente de emitir un mensaje, sino de conectar e inspirar. 

6. Formas de trato

Aquí encontramos una de las principales diferencias entre líder y jefe: el trato directo hacia los colaboradores y desde qué posición lo aplican. En es sentido, hacemos la distinción entre ambas formas de trato:

La autoridad del jefe

La relación que entablan los jefes con sus equipos es vertical. Los jefes tradicionales ven a sus equipos como sus subordinados y, por ese motivo, la relación que se ejerce es autoritaria, lo cual afecta factores como:

  • La comunicación

  • La satisfacción

  • El desempeño

Esto genera que el motivo ulterior que mueve a un equipo, encabezado por un jefe, sea el miedo (al tratarse de un movimiento reactivo). La diferencia de un líder y un jefe es que el segundo representa, simplemente, una autoridad y es por ese motivo que son acatados.

La influencia del líder

El buen liderazgo no está sujeto a una relación de poder y, por lo tanto, crea una organización más horizontal. La forma en la que un líder crea cohesión al interior de un equipo de trabajo es mediante la influencia que ejerce en los colaboradores.

Por este motivo, los equipos bien liderados avanzan motivados por su pasión, lo cual genera cambios y transformaciones positivas. En este sentido, los líderes representan la visión y los valores de la organización: los encarnan tanto profesional como personalmente, motivando a otros a hacer lo mismo.

jefe de equipo

Fuente: Pexels

7. Formas de ejercer el mando

Los jefes, en especial los micromanagers, ejercen un control casi asfixiante sobre sus colaboradores. Al decirles no sólo qué hacer, sino cómo hacerlo, no dejan ningún espacio para la libertad, el debate, las propuestas y la creatividad, lo cual termina por disminuir la productividad. En resumen, el jefe siempre tiene la razón.

Los líderes, por su parte, saben que en el mundo agitado y cambiante en el que nos desenvolvemos la cultura organizacional debe ser ágil y adaptarse a esos cambios para alcanzar el éxito a largo plazo. Por ese motivo, incentivan el trabajo en equipo y el intercambio de ideas. 

En este punto la diferencia entre líder y jefe estriba en que éste tiene una mentalidad rígida y el primero un mindset de mejora constante e interminable (CANI, por sus siglas en inglés). Según el portal Forbes, una de las diferencias entre líder y jefe radica en su propio cuestionamiento con respecto a las decisiones y a la forma de hacer las cosas dentro de la empresa.

¿Qué queremos explicar con este punto? La siguiente idea:

  • Un jefe tradicional, apenas recibe instrucciones emitidas desde arriba, se encarga de que se ejecuten tal cual se lo pidieron, sin cuestionar ni preguntar nada al respecto. Su trabajo pasa por designar la labor y asegurarse de que esta se lleve a cabo.

  • Por otra parte, el líder sí está abierto a cuestionar el proceso que le fue asignado. Se implica en el hecho y se muestra receptivo ante las opiniones de otros colaboradores para la modificación del proceso (incluso, hasta el punto de que se puede crear un nuevo proceso).

Un buen líder le da la autoridad a los miembros del equipo de trabajo a que ejecute su tarea, ya que les enseñó cómo hacerlo y a desempeñarse creativamente para que la tarea se desarrolle de la mejor forma posible. En cambio, el jefe se ocupa de delegar asignaciones y que estas ofrezcan un resultado puntual y concreto.

jefe delega

Fuente: Pexels

8. Formas de afrontar los errores

No siempre las cosas van a salir bien dentro de los entornos laborales. Muchas veces, las operaciones no se ejecutan de la forma en que se quisiera, por lo que tú, como supervisor de grupo, debes decidir cómo afrontar las consecuencias de una tarea mal realizada.

Y esta es una de las diferencias entre líder y jefe más visibles. Si optas por actuar como los jefes tradicionales, entonces procederás a buscar culpables, a quienes puedas responsabilizar por el fallo cometido (independientemente de si haya sido un error fortuito o cometido por un empleado puntual).

En este sentido es donde hay mayores diferencias entre líder y jefe, pues, por el contrario, el líder se preocupa en aprender del error y se realiza cuestionamientos básicos, como son los siguientes:

  • ¿Qué pudo haber pasado?

  • ¿Qué se hizo mal?

  • ¿Cómo se puede evitar o mejorar?

La responsabilidad y el hecho de quién cometiera el error queda en un segundo plano para un buen líder. En cambio, se preocupa de que la persona que haya cometido el error (o haya permitido que sucediera), se levante y se mantenga motivado para estar más atenta en un futuro.

Asimismo, no hay que olvidar que un error puede dar pie a la innovación, por lo que una buena opción (tanto en el ámbito laboral como en la vida misma) es estudiar el fallo y aprender de él.

banner B2B descargables business

Tras revisar estas diferencias entre líderes y jefes podemos concluir que aunque existe una gran variedad de estilos de liderazgo, todos ellos tienen el objetivo de inspirar a los colaboradores en busca de que se dé una verdadera transformación, que abarque, no sólo a la organización, sino que logre tener alcances mayores para, de este modo, comenzar a transformar a la sociedad. 

A pesar de los enormes contrastes que existen entre un jefe y un líder, es importante resaltar que hacer la transición de jefe a líder en realidad puede ser muy sencillo, y las ventajas son abismales en cuanto a la satisfacción a nivel personal y profesional de los colaboradores.

Lo más importante es que recuerdes lo que menciona el profesor Boris Rocha Maldonado, docente de nuestro curso online de Mentoring para el liderazgo de equipos: "el liderazgo implica retarte a ti mismo para lograr tu mejor versión".

Así que explora tu liderazgo potencial ¡y construye equipos de trabajo exitosos! Si quieres aprender más acerca de las diferencias entre líder y jefe, inscríbete en nuestros cursos de liderazgo empresarial, donde aprenderás las claves para dirigir a tu equipo de trabajo hacia la excelencia.

Asimismo, te ofrecemos este ebook sobre gestión de liderazgo, que te será de gran ayuda para prepararte ante los nuevos retos empresariales y hacer un entorno laboral más dedicado y comprometido con sus objetivos. ¡Ya no tendrás problemas al reconocer las diferencias entre líder y jefe!

¡Éxitos!

Conoce más de Crehana para empresas

Al solicitar la demo acepto los términos y condiciones de Crehana

También podría interesarte