✅ Autoempleado y empresario: diferencias claves | Crehana
Autoempleado vs. empresario: 6 diferencias para diseñar tu libertad financiera

Autoempleado vs. empresario: 6 diferencias para diseñar tu libertad financiera

Última actualización 20 de Enero del 2022Tiempo de lectura: 7 min.

Eduardo Nuñez

Ser un autoempleado puede ser el primer paso hacia tu libertad financiera.

Y en esto no estás solo. Según un informe publicado en el blog de Writers Block Live, 7 de cada 10 personas en el mundo son autoempleados.

Eso es un montón de gente, ¿verdad? Entonces, puedes pensar que trabajar como autoempleado tiene enormes ventajas. Pues sí, pero no todo lo que brilla es oro.

Esta forma de ganarse la vida, trae también algunas dificultades, que contrastan con la figura de ser un empresario.

Por eso, en este artículo, vamos a explicarte cuáles son las diferencias entre un autoempleado y un empresario en 6 aspectos a tener en cuenta para que construyas tu futuro económico.

1. Inversión para iniciar negocio

Una de las características del autoempleado, es que no necesita grandes inversiones de dinero para iniciar un negocio o una forma de generar ingresos.

Basta con tener una idea o contar con un conocimiento especializado para ofrecer servicios y productos que generen rentabilidad.

Por ejemplo, puede ser un experto en posicionamiento SEO que brinde consultorias a PYMES o empresas pequeñas que estén digitalizando su negocio. 

El costo para poner en marcha este proyecto es bastante bajo. Simplemente, tienes que invertir en tu estrategia de captación de clientes, en el diseño de una web y en herramientas SEO.

En cambio, la historia es distinta para un empresario. 

A diferencia del autoempleado, tiene que invertir en gastos que van desde la contratación del personal, y el pago de sus salarios y beneficios sociales, hasta la adquisición de herramientas, recursos y oficinas para el desarrollo del negocio.

 

2. Tareas operativas

Usualmente, para entender qué es ser un autoempleado, tienes que fijarte en las tareas diarias que realiza para mantener activo su negocio o fuente de ingresos.

Como te contábamos antes, emprender como autoempleado requiere una inversión bastante pequeña en dinero. 

Sin embargo, esto se paga con las múltiples funciones del autoempleado. Es como si una persona asumiera el rol que, en una empresa mediana, le compete a cinco trabajadores.

Puede ser que su modelo de negocio de autoempleado, consista en generar ingresos a partir de los servicios de ilustración digital para medios de comunicación tradicionales. 

Como autoempleado, probablemente tenga que cumplir con las siguientes tareas:

  • Trabajo artístico de ilustración para cada proyecto.
  • Diseño de su página web y redes sociales.
  • Estrategias de marketing de contenidos para el branding de su proyecto.
  • Campañas de publicidad de pago para promocionar su negocio.
  • Procesamiento de pagos por sus servicios.

Esta es otra de las grandes diferencias entre un autoempleado y un empresario, pues este último no asume todas las tareas de la lista. De hecho, lo normal es que él se centre en la estrategia global y en la supervisión de las operaciones, y delegue las demás tareas a empleados, freelancers o trabajadores independientes.

trabajador autónomo tareasFuente: Unsplash

3. Horarios de trabajo y tiempo dedicado

Esta es una de las grandes desventajas de ser autoempleado: el tiempo dedicado a las distintas tareas puede terminar en un burn out desgastante.

De hecho, las largas jornadas de trabajo suelen ser razones suficientes para que una persona busque dejar de ser autoempleado.

En promedio, como lo indica un estudio de Gallup, en Estados Unidos, un autoempleado puede llegar a trabajar hasta 60 horas a la semana, mientras que un empleado que trabaja para una empresa llega a las 44 horas.

Esto sucede porque las actividades de un autoempleado se multiplican y, normalmente, no tiene la capacidad económica para delegar las funciones en colaboradores.

Por eso es muy importante aprender a encontrar un balance entre el trabajo y el tiempo dedicado. 

Como lo dice Yoel Chlimper, profesor de nuestro curso Emprender para ser feliz, “se piensa que el emprendimiento es felicidad, pero más bien podría ser una fuente de ansiedad si no se lleva correctamente.”

Por otro lado, al tener una empresa propia, un empresario sí tiene el presupuesto suficiente para organizar su compañía, de manera que existan equipos de marketing, finanzas, operaciones, etc., que ejecuten muchas labores y liberen su tiempo para otras tareas.

En ese sentido, si bien un empresario puede acercarse a las cargas de trabajo de un autoempleado en las primeras etapas de su empresa, con el crecimiento y éxito de esta, logra balancear mejor este factor.

Dado que ambos perfiles dedican mucho tiempo de trabajo a sus proyectos, es necesario que usen herramientas de gestión del tiempo. Aquí te dejamos una lista con algunas:

  • Toggl
  • Harvest
  • ATracker
  • Tracking Time
  • Rescue Time

trabajador autónomo horariosFuente: Unsplash

4. Ingresos generados

En cuanto a los ingresos de un autoempleado, este tiene el poder de generar ganancias en base a su esfuerzo y el tiempo que le dedique a su negocio unipersonal.

De hecho, esta es una de las diferencias entre un empleado y un autoempleado. 

Un trabajador autónomo puede generar la cantidad de ingresos que se proponga, siempre y cuando tenga una estrategia efectiva para conseguir clientes o vender productos. Mientras que una persona que trabaja por cuenta ajena, siempre recibe el mismo sueldo mes a mes.

En un estudio de Investopedia, se concluye que el promedio de ingresos generados por un trabajador autoempleado es de $34.751 dólares al año.

De todas maneras, lo que sí limita la rentabilidad de un autoempleado, es el tiempo finito con el que cuenta. La cantidad de dinero que puede ingresar, siempre está directamente relacionada con las horas que pueda dedicarle a su negocio.

Por eso, si estás pensando en alternativas para generar autoempleo, debes tomar en cuenta esta desventaja.

Por el contrario, un empresario no sufre de este problema. Tanto si trabaja 20 horas una semana, como si la siguiente hace 40 horas, sus ingresos estarán determinados por las ganancias que genere la empresa. 

En caso de que la compañía haya alcanzado un rendimiento excelente, sus ganancias subirán progresivamente aun cuando él no disponga de tiempo para las labores empresariales.

Esto, obviamente, depende de las condiciones que él mismo se haya impuesto, pero sobre todo de la rentabilidad y las circunstancias comerciales de la empresa.

trabajador autónomo ingresosFuente: Unsplash 

5. Contratación de empleados

Entre las ventajas y desventajas de ser autoempleado, este es un valor al que debes prestar mucha atención.

Si bien en los párrafos anteriores te contábamos acerca de la carga de trabajo que tenía que asumir un autoempleado en su negocio, en este caso, está liberado de responsabilidades con empleados, lo cual supone menos dolores de cabeza.

Las obligaciones de un autoempleado no incluyen el pago de salarios recurrentes, la cobertura de sus beneficios laborales ni las demás cargas legales asociadas a mantener a trabajadores en nómina o planilla.

Esto sí que libera mucha de las preocupaciones y problemas que conlleva contratar personal en una empresa, algo que un empresario sí tiene que asumir. 

Aunque un empresario suele delegar esta tarea en su administrador de recursos humanos o en su equipo de RR. HH., al menos en las primeras etapas de crecimiento o cuando se trata de contratar a directores, debe supervisar estas tareas y coordinar los detalles legales de las contrataciones.

Si bien el concepto de autoempleado implica trabajar solo, esto no quiere decir que no cuente con la colaboración de otras personas para tareas puntuales.

Por eso, aquí tienes una lista con plataformas de freelancers o contratistas independientes que pueden contribuir con las necesidades de tu negocio:

  • Upwork
  • Workana
  • Fiverr
  • Toptal
  • Envato
  • Freelancer
  • 99Design

trabajador autónomo contrataciónFuente: Unsplash

6. Beneficios laborales e impuestos

Para saber cómo ser un buen autoempleado, también tienes que conocer los impuestos que necesitas pagar al gobierno del país en el que generas los ingresos. Esto depende bastante de cuál sea este país y el sistema tributario. 

Más allá de este detalle, un autoempleado suele asumir la propia organización del pago de sus impuestos. Estos impuestos suponen un porcentaje de lo ingresado cada año a partir de las rentas generadas por el negocio.

Dentro de los beneficios de ser autoempleado, está el hecho de no tener obligaciones de cubrir gastos, como el seguro social de trabajadores o los beneficios que supone contar con empleados contratados.

Esto sí que es diferente para un empresario, quien está obligado a contar con un equipo legal que se encargue de velar por estas obligaciones empresariales y lo ayude a determinar y procesar el pago de sus impuestos, dependiendo del tipo de compañía que maneje.

 

Autoempleado vs. empresario: ¿cuál es la mejor opción?

Luego de leer lo que hace un autoempleado, cómo funciona un negocio unipersonal y qué lo diferencia de un empresario, probablemente te estés preguntando qué es lo que más te conviene.

Y como casi todo en el mundo de los negocios y el trabajo, no hay una respuesta inequívoca que valga para cada persona. 

En este caso, te recomendamos que analices cuáles son tus fortalezas y debilidades, cuál es el estilo de vida que quieres construir, y cómo entiendes la libertad financiera. 

Dependiendo del tiempo que estés dispuesto a dedicarle a tu negocio, del tipo de trabajo que quieras hacer y de tus objetivos económicos, estarás más cerca de una respuesta que te satisfaga.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a comprender las diferencias entre empresario y autoempleado.

Ahora, te invitamos a revisar el catálogo de cursos online de emprendimiento que Crehana tiene para ti.

¡Aprende a construir el futuro que quieres desde hoy!

También podría interesarte