🥕 Plato del buen comer: Guía de alimentación saludable | Crehana para empresas
Plato del buen comer: guía para comer sano y no extrañar el tocino

Plato del buen comer: guía para comer sano y no extrañar el tocino

Última actualización 30 de Agosto del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Juan Camilo Delgado

¿Sabías que el plato del buen comer es la herramienta perfecta para mejorar tus hábitos alimenticios

Con el paso del tiempo, saber cómo comer sano se ha convertido en una necesidad para muchos. Más allá de cuidar tu figura y lucir bien para las fotos en la playa, llevar una alimentación saludable es un pilar indispensable para evitar enfermedades a largo plazo y conservar un estilo de vida activo y enérgico.

Sabemos que es imposible ocultar tu amor por las hamburguesas y que las noches de películas son mucho mejores con una pizza. Sin embargo, el frecuente consumo de estas comidas, por muy ricas que sean, pueden traer algunas consecuencias no muy positivas para tu vida. Por lo tanto, si últimamente sientes que tu alimentación no es la adecuada y necesitas una mano aliada, ¡esta guía es la herramienta indicada!

Entonces, ¿cuáles son los alimentos más saludables? ¿Cuánta cantidad de comida se debe comer al día? ¡No temas! Hemos escrito esta nota para despejar todas tus dudas y contarte cómo el plato del buen comer puede ser de gran ayuda para que te alimentes de una mejor manera. 

¡Comenzamos!

¿Qué es la alimentación saludable? 

¿Te provoca un aperitivo? Aquí te compartimos uno: el plato del buen comer es una guía de alimentación saludable que pertenece a la Norma Oficial Mexicana. Esta, promueve la educación en el rubro alimenticio y determina cuáles son las comidas necesarias para garantizar una alimentación balanceada.

En ese sentido, podemos afirmar que el plato del buen comer tiene una relación muy estrecha con la alimentación saludable, pues ambas disciplinas buscan que las personas consuman los alimentos adecuados para asegurar un estado de salud óptimo que se conserve con el paso de los años.

Cuando hablamos de alimentación saludable, nos referimos al hecho de consumir alimentos nutritivos que aporten una gran variedad de vitaminas y otorguen diferentes beneficios, dejando a un lado las comidas chatarras, procesadas y aquellos productos que puedan perjudicarnos.

No obstante, sabemos que tener una vida saludable puede ser algo complicado de lograr en pleno 2021, sobre todo porque los estilos de vida han tenido un giro drástico y porque vivimos un día a día bastante agitado. Si eres millennial, es probable que te la pases todo el día trabajando, anhelando tu hora de salida para pedir unas patatas fritas acompañadas de una Coca Cola bien fría.

Suena apetitoso, ¿verdad? Sin embargo, debes saber que este tipo de productos, si se consumen con mucha frecuencia, pueden darte una mala jugada, así que lo mejor es optar por opciones de alimentos más saludables que, además de aportar positivamente a tu salud, evitarán que contraigas enfermedades por una mala alimentación.

Por lo tanto, saber qué es el plato del buen comer y entender su relación con la alimentación saludable, será el punto de partida para conocer cómo comer sano y cómo beneficiarse de los productos orgánicos.

qué es la alimentación saludable

Imagen: Pexels

¿Por qué es importante la alimentación saludable?

En un mundo cada vez más industrializado, las productoras de alimentos le están apostando con mayor impacto a las comidas de fácil acceso y preparación.

De hecho, la OMS afirma que “el aumento de la producción de alimentos procesados, la rápida urbanización y el cambio en los estilos de vida, han dado lugar a un cambio en los hábitos alimentarios. Actualmente, las personas consumen más alimentos hipercalóricos, grasas, azúcares libres y sal/sodio”.

Y tiene mucho sentido: jornadas laborales extensas, nuevas dinámicas de trabajo remoto y una pandemia que cambió la manera de funcionar el mundo, son tan solo algunos de los tantos motivos para dejar la alimentación saludable a un lado. Las consecuencias no pueden ser más claras: diabetes, sobrepeso y enfermedades cardiovasculares a mediano y largo plazo.

De todos modos, no queremos alarmarte, pues nuestra intención es optimizar tus hábitos alimenticios y contarte cómo el plato del buen comer es la herramienta indicada para que sepas cuánto comer durante el día y cuáles son los productos que te brindarán la energía que necesitas.

Por ello, algunas de las ventajas de la alimentación saludable, son las siguientes:

  • Mejoras tu calidad de vida.                                                                
  • Te ayuda a prolongar tu tiempo de vida.
  • Reduce el riesgo de contraer enfermedades.
  • Ayuda a funcionar el sistema digestivo.
  • Estimula la inmunidad.
  • Fortalece los huesos.
  • Mantienes con buen humor.

En definitiva, aprender a comer sano va más allá de cuidar el aspecto físico de tu cuerpo. Se trata de implementar buenos hábitos de alimentación que permitan balancear la condición de tus sistemas internos.

Y ojo, cuando hablamos de una alimentación balanceada o del plato del buen comer, es habitual pensar en dietas estrictas y en rutinas de ejercicio desmesuradas. No obstante, para saber comer bien, no es necesario resumir tu dieta a frutas y verduras, sino en saber qué alimentos puedes consumir, qué cantidades son las apropiadas y cuáles son los horarios más oportunos para dichas comidas.

Y hablando de horarios, sabemos que comer sano puede ser algo complejo si no tienes la costumbre de implementar hábitos saludables, así que continúa leyendo para que descubras cómo hacerlo sin fallar en el intento.

cómo comer sano

Imagen: Pexels

¿Cómo tener hábitos saludables?

Quizás no lo tengas en cuenta, pero los hábitos saludables son más importantes de lo que imaginas. Sirven para mejorar tu calidad de vida y adquirir nuevas costumbres que le darán un giro positivo a tu rutina.

Ahora bien, es importante aclarar que dichas prácticas pueden ir de menor a mayor relevancia, como tomar más agua durante el día hasta eliminar por completo la sal de las comidas. 

Por lo tanto, existen algunos consejos para tener hábitos saludables que no puedes dejar pasar de vista y que pueden complementar tu experiencia conociendo los detalles del plato del buen comer.

¡Toma nota!

1. Define hábitos alcanzables

Mantén balanceadas tus expectativas. Si estás empezando a comer sano, debes proponerte hábitos alimenticios alcanzables en poco tiempo. No te pongas metas muy ambiciosas con pocas probabilidades de cumplir.

2. Evalúa el momento adecuado

¿Cuando quisieras comenzar a comer sano? ¿Es este el momento perfecto para lograrlo? Ten en cuenta que la alimentación saludable es una cuestión de hábitos y costumbres, por lo que deberás estar seguro del momento adecuado para comenzar a implementar este estilo de vida en tu rutina.

Analiza muy bien cuáles son tus prioridades en este momento y determina la ruta adecuada para comenzar tu camino por el mundo de la vida fit y el sano consumo de alimentos.

3. Persistir y nunca desistir

Suena cliché, lo sabemos, pero uno de los puntos más importantes para llevar una alimentación saludable, es la constancia y la motivación para lograr tus objetivos alimenticios a mediano y largo plazo.

Debes ser consciente que, una vez empieces a aplicar la metodología del plato del buen comer, deben pasar algunos cuantos meses para comenzar a ver cambios considerables, así que, ¡anímate! Que el tiempo no sea una excusa, sino todo lo contrario: un firme motivo para lograrlo.

 

¿Cuáles son los tipos de comida que existen?

Hemos llegado a uno de los puntos más importantes en esta guía sobre el plato del buen comer y la alimentación saludable. 

Para que puedas llevar una dieta balanceada, debes garantizar que tu cuerpo reciba los nutrientes necesarios y, para ello, es importante que conozcas y tengas en cuenta los 5 tipos de comidas que puedes incluir en tu día a día.

Te adelantamos que, actualmente, existen 5 grupos de alimentos de acuerdo a sus propiedades y características. Sin embargo, la frecuencia de consumo y la cantidad de las porciones, dependerán de tus necesidades y la condición de tu salud.

De hecho, no es necesario consumir alimentos de cada uno de los grupos, pues en algunos casos, solo se necesitan algunos productos de forma ocasional.

Así que, sin más preámbulos, revisemos los 5 tipos de comidas que puedes encontrar en la actualidad.

1. Granos

Los granos o cereales son uno de los productos más importantes en cualquier dieta de alimentación saludable, y por supuesto, en el plato del buen comer.

Gracias a sus ricas fuentes de fibras, vitaminas y minerales, los granos ayudan a mejorar la circulación intestinal y a reducir los niveles de azúcar. Por tal motivo, son clave en las dietas saludables y es relevante que los incluyas en tus comidas semanales.

De hecho, algunos granos como la avena, aportan una gran cantidad de fibra soluble, ideal para reducir el porcentaje de colesterol y apostarle a un mejor cuidado de la salud.

Algunos de los granos que puedes incluir con regularidad en tu dieta, son los siguientes:

  • Cebada. 
  • Arroz.
  • Arroz integral.
  • Avena.
  • Quinua. 
  • Maiz.

tipos de comida

Imagen: Pexels

2. Proteínas

Las proteínas son un must tanto en una dieta de alimentación saludable como en el plato del buen comer.

Se trata de unos de los tipos de alimentos que producen mayor cantidad de energía, pues ayudan a crear hormonas, a producir enzimas y son indispensables para la formación de los músculos, tejidos, tendones y órganos.

A diferencia de las grasas o los carbohidratos, las proteínas no se almacenan permanente en nuestro cuerpo, por lo que debemos asegurarnos de consumir las porciones necesarias para que contemos con la energía necesaria.

Algunas de las proteínas más consumidas son:

  • Carne.
  • Pollo.
  • Pescado.
  • Huevo.

alimentos del plato del buen comer

Imagen: Pexels

3. Lácteos

Como su nombre lo indica, los lácteos son aquellos productos derivados de la leche, como el queso, la mantequilla o el yogurt.

Contienen altas fuentes de vitaminas, potasio o fósforo, además de ser una de los tipos de alimentos con mayor presencia en el mercado.

Sin embargo, los lácteos son alimentos que, a nivel general, contienen una gran cantidad de grasa y lactosa, por lo que su constante consumo puede traer ciertas consecuencias. De hecho, existen muchas personas intolerantes a estas sustancias, por lo que deciden consumir productos lácteos bajos en grasa y optar por alternativas menos dañinas, como las leche descremada, baja en grasa o reducida en lactosa.

Sin embargo, si eres vegano o estás pensando en adoptar este estilo de vida, debes saber que existen algunas opciones que no contienen lactosa en sus ingredientes y que son igual de aprovechables, como la leche de soya, leche de coco o la leche de arroz.

lácteos en el plato del buen comer

Imagen: Pexels

4. Frutas

¿A quién no le gusta disfrutar de unas deliciosas fresas rojas? ¿Quién puede resistirse ante una sandía jugosa y muy fría? Independientemente de tu estado de salud, debes saber que las frutas cumplen un papel fundamental tanto en el plato del buen comer como en el objetivo de llevar una buena alimentación.

Cada fruta tiene sus propios beneficios, pero lo cierto es que estos alimentos son una fuente abundante de vitaminas, fitoquímicos y minerales. Por lo tanto, es importante que consumas frutas, por lo menos, una vez al día, para que tu cuerpo reciba la cantidad de energía necesaria.

Además, las frutas son uno de los tipos de alimentos con mayor concentración de fibra y agua, por lo que te hará sentir una sensación de llenura. Así que, en tu próxima visita al supermercado, te invitamos a explorar la sección de frutas para que elijas las que más te gusten.

Para complementar tu experiencia, puedes descargar esta lista de compras saludables para que comiences a llevar una alimentación sana y plena.

importancia de las frutas para una alimentación saludable

Imagen: 

5. Verduras

Durante nuestra infancia, todos actuamos como Riley en Intensamente (2015): odiábamos las verduras (sobre todo las de color verde) y siempre hacíamos un mal gesto cuando veíamos que los brocolis tenían un espacio asignado en nuestro plato, ¿no es cierto?

No nos digamos mentiras: nuestra experiencia con las verduras cuando éramos niños, no era algo por lo cual nos sintiéramos orgullosos, pues crecimos pensando que tenían un mal sabor gracias los dibujos animados, a excepción de Popeye, quien nos enseñó cómo los beneficios de la espinaca pueden hacernos más fuertes.

Teniendo en cuenta que ahora pensamos de una manera completamente diferente, es importante que percibas a las verduras como una poderosísima fuente de alimentación saludable y, por supuesto, una parte fundamental en el plato del buen comer. 

De hecho, la OMS recomienda consumir diariamente porciones de 400 a 600 gr. de frutas y verduras para reducir el riesgo de deficiencia de micronutrientes, así como evitar enfermedades cardiovasculares, algún tipo de cáncer u otro deterioro cognitivo.

Entonces, es hora de pensar en las verduras como uno de los pilares más importantes para comer saludablemente y garantizar una vida plena, prolongada y libre de enfermedades.

verduras en el plato del buen comer

Imagen: Pexels

¿Cuáles son las características del plato del buen comer?

A lo largo de esta nota, hemos mencionado numerosas veces cómo el plato del buen comer puede ayudarte a llevar una alimentación saludable.

Si pusiste atención a los primeros párrafos de este texto, recordarás que el plato del buen comer corresponde a una guía de consumo de alimentos diseñada por la Norma Oficial Mexicana para la promoción y educación para la salud en temas alimenticios.

En ese orden de ideas, debes saber que el plato de buen comer categoriza los alimentos en 3 grupos de comidas:

  • Frutas y verduras.
  • Cereales y tubérculos.
  • Leguminosas y proteína de origen animal.

Dichos grupos están representados en un gráfico de pastel distribuidos en 3 colores diferentes: el color verde para las frutas y verduras; el amarillo para los cerales y tubérculos; y el rojo para las leguminosas y proteína de origen animal, como lo muestra la siguiente imagen:

plato del buen comer

Imagen: Aprende Insitute

Asimismo, el plato del buen comer determina cómo deben combinarse dichos alimentos y cuál debe ser el menú diario para lograr una dieta balanceada, afirmando que una buena alimentación debe ser completa, es decir, que en cada desayuno, almuerzo y cena, se incluyan, por lo menos, un elemento de cada grupo alimenticio.

En efecto, veamos las principales características de cada uno de los grupos mencionados.

1. Frutas y verduras

Ya repasamos algunos puntos sobre las frutas y las verduras en nuestra sección sobre los tipos de comidas, pero como puedes notarlo, estos alimentos son vitales para que puedas llevar una alimentación sana.

En el plato del buen comer, las frutas y verduras son una de las fuentes más ricas de vitaminas y minerales que aportan al óptimo funcionamiento del cuerpo humano. Estudios afirman que un bajo consumo de frutas, puede traer como consecuencia el desarrollo de enfermedades como diabetes, cáncer u obesidad.

De hecho, expertos en salud y nutrición afirman que, diariamente, deben consumirse 400 gr. de frutas y verduras como mínimo. 

Entonces, ¿cómo comer la cantidad de fruta adecuada? Te compartimos algunos consejos prácticos:

1. En tu desayuno, cómete una fruta en cualquiera de sus presentaciones: entera, rebanada o en forma de jugo natural.

2. Puedes consumir frutas entre las comidas para lograr una sensación de llenura. La doctora Iris de Luna, especialista en Endocrinología y Nutrición Clínica, afirma que “las frutas con semillas como el kiwi o la fresa, tienen este resultado saciante. Además, el consumo habitual de fibra insoluble, ayuda a prevenir problemas digestivos como el estreñimiento o el cáncer de colon”.

3. Evita reemplazar las cenas con frutas. ¿El motivo? La fructosa es el azúcar natural producido por las frutas y ten en cuenta que, cuando llega la noche, la actividad física y el metabolismo se reducen, por lo que la fructosa puede convertirse en grasa inesperadamente acumulada.

Pero no creas que nos hemos olvidado de nuestros amigos los vegetales, así que, para consumirlos, aquí te damos algunos consejos para comer vegetales que no puedes pasar por alto:

  • No creas que solo debes comer vegetales para llevar una dieta saludable. Lo que puedes hacer es agregar vegetales a lo que comes normalmente. Por ejemplo, puedes añadir zanahoria, brócoli, espárragos, espinaca o champiñones a tus almuerzos o cenas.
  • Considera cocinar diferentes sopas de verduras para variar tus comidas más grandes. Puedes acompañarlas perfectamente con una cantidad de proteína considerable.
  • Prepara tus propios batidos con vegetales, pues es una de las mejores maneras de comenzar el día y de recargar tu cuerpo de la mejor energía, ¿lo sabías?  De hecho, puedes inscribirte a nuestro curso de preparación de batidos online a cargo de la nutricionista clínica, Adriana Puente, en el que conocerás los mejores consejos sobre nutrición y aprenderás las mejores recetas para preparar batidos saludables.

Para concluir esta sección, Adriana nos comparte un consejo al momento de consumir frutas y verduras en relación al color de las mismas:

La variedad y el color son claves para una dieta saludable, entonces trata de consumir al menos una porción de cada una de las siguientes categorías: frutas y vegetales de color verde (manzana, lechuga), frutas y verduras amarillas o naranjas (naranja, pimentón) y también tratar de incluir el color rojo en tu alimentación (fresas, moras, fríjoles)".

2. Cereales y tubérculos

Dejando a un lado las frutas y verduras, debes saber que los cereales y los tubérculos son alimentos ricos en minerales, carbohidratos, vitaminas y fibra, ideales para conservar la energía a lo largo del día.

Este grupo alimenticio es considerado como una de las fuentes más importantes de calorías y es muy importante que incluyas uno de estos alimentos en tu menú diario de comida.

Entre los cereales más importantes, podemos destacar los siguientes:

  • Arroz.
  • Trigo.
  • Maíz.
  • Avena.
  • Centeno.
  • Cebada.

Y, por otro lado, también es importante que conozcas cuáles son algunas de los tubérculos que no pueden faltar en la estructura del plato del buen comer:

  • Papa.
  • Papa dulce.
  • Yuca.
  • Rábano.
  • Zanahoria.
  • Remolacha.

Además, existen otros alimentos derivados de los cereales que también puedes considerar en tu dieta, como el pan, la harina de maíz o la harina de trigo.

Y bien, ¿qué dice el plato del buen comer al respecto? En la mayoría de estos alimentos, existe una gran cantidad de carbohidratos que tu cuerpo necesita y que debes consumir de forma moderada. Los carbohidratos, nos aportan la energía necesaria para liberar la glucosa en el organismo, conservando la fuerza y la vitalidad durante un mayor periodo de tiempo.

Asimismo, debes saber que los cereales y tubérculos contribuyen enormemente al correcto funcionamiento de nuestros sistemas energéticos, por lo que su consumo, ayuda a mantenernos activos y vigorosos.

Al igual que las frutas, intenta incluir un cereal o un tubérculo en tu dieta diaria, así que puedes desayunar un plato de avena o consumir una porción de arroz integral durante el almuerzo o la cena. Y si te preguntas qué tubérculos se pueden comer diariamente, el plato del buen comer recomienda que una porción de papa o yuca son adecuadas para una alimentación saludable.

comida saludable

Imagen: Pexels

3. Leguminosas y proteína

El último grupo de alimentos de acuerdo al plato del buen comer, son los productos con un alto porcentaje en proteínas, como las carnes, el pollo o el pescado.

Aunque estos alimentos aportan una gran cantidad de fibra y energía, el plato del buen comer recomienda que el consumo debe realizarse en porciones pequeñas, pues son alimentos con un alto nivel de colesterol y grasa que pueden traer complicaciones si se consumen con mucha frecuencia.

Por tal motivo, el plato del buen comer sugiere sustituir las carnes rojas por carnes como las de pollo o el pescado, pues sus niveles de grasa son más reducidos.

 

¿Cómo incrementar el consumo de alimentos saludables?

Después de haber repasado los tipos de comidas que puedes encontrar en la actualidad y los fundamentos del plato del buen comer, es probable que te estés preguntando cómo tener hábitos de consumo saludables si nunca los has tenido.

Pero no temas, pues Crehana tiene el as bajo la manga que te contará la fórmula necesaria para que empieces a construir hábitos diarios que giren en torno a una alimentación sana.

Así que, toma nota de los siguientes consejos que serán de gran ayuda para que comiences a aplicar la metodología del plato del buen comer.

1. Analiza cómo estás comiendo y sé consciente de tus hábitos

El primer paso para llevar una alimentación saludable, consiste en evaluar qué productos estás consumiendo y determinar cuáles son dañinos o innecesarios.

Por ejemplo, ¿qué consumiste en tu último almuerzo? ¿Fueron productos nutritivos? Ahora que ya sabes cuáles son las pautas del plato del buen comer, es importante que tomes decisiones conscientes en base a los alimentos que incluyes en tu dieta diaria.

Analiza qué alimentos pueden sobrar y cuáles pudiste haber evitado para saciar tu llenura. Asimismo, determina cómo puedes reemplazar dichas comidas para que tus porciones estén completas.

2. Asegúrate que tus platos de comida sean balanceados

¿Recuerdas las 3 categorías de grupos alimenticios? Para que comiences a tener hábitos saludables, haz lo posible por incluir, al menos, un alimento de cada grupo durante los platos fuertes del día (desayuno, almuerzo y cena).

De esta manera, estarás aplicando una de las pautas esenciales del plato del buen comer y ayudarás a tu cuerpo a recibir los nutrientes adecuados para sentirte enérgico.

Asimismo, antes de cada plato, analiza si estás dejando a un lado los vegetales para darle más relevancia a los granos o cereales. La idea es que seas consciente sobre lo que consumes actualmente y lo que deberías consumir en menor cantidad.

3. Vuélvete amigo de contar calorías

¿Cuántas calorías deben consumirse al día? La respuesta a esta pregunta dependerá de muchos factores importantes, como tu edad, tu peso o tus objetivos de alimentación saludable.

Sin embargo, la OMS afirma que los hombres deben consumir un promedio de 2.000 a 2.500 calorías diarias y las mujeres entre 1.500 y 2.000.

En ese sentido, comienza a analizar la cantidad de calorías que consumes en cada comida. ¡Ojo! Ten mucho cuidado con el consumo de fritos, de comida rápida o las bebidas gaseosas, pues son productos que pueden desestabilizar por completo tu intención de llevar una dieta balanceada.

Si tu objetivo es bajar de peso, ten en cuenta que debes quemar más calorías de las que consumes, por lo que una rutina de ejercicio diaria será indispensable. 

Para complementar este punto, puedes descargar en tu smartphone la aplicación MyFitnessPal, una inmensa base de datos que contiene la información nutricional de los alimentos más importantes por todo el mundo. De este modo, podrás contar cuántas calorías has consumido durante el día y así podrás llevar un mejor control sobre tu alimentación.

4. Prueba alimentos nuevos

¿Y si le das una oportunidad a esas frutas y vegetales que siempre te llaman la atención en el supermercado pero nunca te animas a comprarlos? 

No le temas a lo desconocido, pues la alimentación saludable también consiste en explorar diferentes posibilidades al momento de preparar tus alimentos. 

Además, es importante recordar que ningún producto contiene todos los nutrientes necesarios, así que lo mejor será optar por diferentes opciones que puedan aportar variedad en términos de sabor y nutrición.

5. Entre más natural, mejor

¿A qué nos referimos con esto? A que debes hacer lo posible por consumir la mayor cantidad de alimentos de origen natural en lugar de productos procesados.

Las razones son claras, y es que tu cuerpo agradecerá que consumas frutas, vegetales, arroces, granos y proteínas naturales a productos industrializados con una gran cantidad de conservantes.

Entonces, cuando te antojes de comer algún dulce, es preferible que pienses en frutos secos para calmar el hambre. O si tienes mucha sed, lo más recomendable es que tomes agua o jugos de fruta en lugar de las típicas bebidas gaseosas.

La clave es tener siempre presente los lineamientos del plato del buen comer para que puedas alimentarte efectivamente.

consejos para una alimentación saludable

Imagen: Pexels

¿Cuáles son los beneficios del plato del buen comer?

Podrías pensar que el plato del buen comer solo es una guía que categoriza los alimentos de acuerdo a su tipo. No obstante, ten presente que son muchos los beneficios que puedes obtener de esta metodología para que tu salud conserve una calidad óptima.

Veamos entonces, algunos de los beneficios más importantes del plato del buen comer.

1. Te permite seleccionar de forma racional los alimentos que necesitas en tu día a día.

2. Aprendes a combinar tus comidas de forma correcta y balanceada.

3. Puedes incluir nuevos alimentos a tu dieta y explorar nuevas maneras de alimentarte.

4. Comienzas a darle más relevancia a los alimentos ricos en nutrientes para no extrañar los productos dañinos.

5. Mantienes un estado de ánimo activo, enérgico y vigoroso.

6. Previenes enfermedades no transmisibles a largo plazo.

¿Cómo leer una tabla nutricional?

Finalizamos esta guía sobre el plato del buen comer contándote que saber cómo leer una tabla nutricional es el complemento perfecto para llevar una alimentación saludable.

En ella, encontrarás información relacionada a la composición de un producto, así como los ingredientes utilizados en su elaboración.

De este modo, podrás analizar si los alimentos que estás incluyendo en tu carrito de compras son los adecuados para una dieta balanceada o si contienen ingredientes dañinos para tu organismo.

En ese sentido, debes saber que una tabla nutricional deberá leerse de la siguiente forma:

1. Identifica la cantidad de porciones. La mayoría de alimentos, traen más de una porción en su empaque, así que deberás multiplicar el valor nutricional por la cantidad de porciones que tiene el producto para conocer a cuánto equivale. De esta manera, sabrás cuánta cantidad de comida consumir adecuadamente.

2. Revisa las calorías. Lo aconsejable es que consumas alimentos que contengan entre 200 o 250 calorías aproximadas por cada 100 gramos. Si el producto supera dicha cifra, déjalo donde estaba, pues es considerado como un alimento con un gran nivel de porcentaje calórico y puede ser dañino.

3. Detalla la cantidad de carbohidratos. Ojito a esto: un producto debe contener entre 3 y 4 gramos de fibra para que sea considero un valor moderado. De igual manera, asegúrate que, por cada 100 gramos del producto, la cantidad de azúcar no supere los 5 gramos.

4.  Fíjate en la cantidad de sodio. Revisa que el producto, en términos de sodio, no supere los 100 o 150 mg. Si la cantidad es mayor, puede considerarse como un producto con algunos efectos perjudiciales para tu organismo a largo plazo.

5. Verifica la cantidad de nutrientes. Este es el paso final para que puedas estar seguro de llevar un producto. Generalmente, el porcentaje de nutrientes se basa en una dieta de 2.000 calorías. Entonces, cuando notes que un producto contiene un 5% o menos en esta variable, se puede considerar como un producto bajo en los nutrientes que contiene.

qué es el plato del buen comer

Imagen: Pexels

¡Bien! Hemos terminado nuestra guía sobre alimentación saludable y el plato del buen comer.

Ten en cuenta que mantener una alimentación balanceada, es indispensable para llevar una vida plena. Nunca es tarde para comenzar, así que toma como referente esta guía y comienza a aplicar la metodología del plato del buen comer para que tu salud esté sana y puedas evitar enfermedades no deseadas.

A modo de conclusión, podemos destacar la importancia de evitar los alimentos con altos porcentajes en azúcares, grasas y calorías. Asimismo, recuerda mantener una buena hidratación y llevar a cabo alguna actividad física.

Para complementar lo visto durante esta nota, te invitamos a inscribirte en nuestros cursos sobre estilo de vida para que puedas llevar una rutina mucho más sabia y duradera.

¡Muchos éxitos!

También podría interesarte